“Actualización en Osteonecrosis de los Maxilares inducida por la medicación”

… Te la perdiste … Te la contamos …

Con esta acertada iniciativa de estas dos sociedades SECIB y SEMO, tan sinérgicas en cuanto a la salud oral, emprende un ciclo colaborativo a fin de desplegar y asentar conceptos en temas y retos que los pacientes nos plantean. Donde por un lado el Diagnóstico temprano y preciso, en la competencia de la Medicina Oral, y por tanto el tratamiento específico que en muchos de este caso es quirúrgico, competencia de la Cirugía Bucal, con una coordinación precisa incide en el éxito en el manejo de las patologías en estos pacientes. Mejorando con esta colaboración en la prevención de sus complicaciones.

Para esta primera colaboración se eligió un tema de importante repercusión en nuestro medio como es la Osteonecrosis de los Maxilares inducida por medicación. Importe tanto por su prevalencia como por el aspecto preventivo. Donde el propio conocimiento de la existencia de esta posibilidad y el conocimiento de los mecanismos fisiopatológicos son claves en la prevención del proceso en si, como de sus complicaciones. Considerada casi como una “epidemia” en el considerado “primer mundo” dada las expectativas vitales de nuestra sociedad, las exigencias de longevidad y calidad de vida que nos exigimos.

Coordinado y presentado por la Dra Pilar Gándara Vila por parte de la Sociedad Española de Medicina Oral (SEMO) y por el Dr Jose Manuel Somoza Martin por parte de la Sociedad Española de cirugía Bucal (SECIB). Dejando claro las motivaciones que impulsan esta actividad, dieron paso al plantel de ponentes.

Inició la jornada la Dra. Leticia Bagan con la presentación: “Etiopatogenia de la osteonecrosis de los maxilares inducida por medicación. Nuevos fármacos asociados”. Definió los factores y describió los medicamentos que producen esta condición. Destacó que la etiopatogenia primaria cada vez más se considera un tipo de osteomielitis infecciosa crónica con necrosis que debido al estado del tejido óseo bajo la influencia de

los medicamentos anti-resortivos, anti-angiogénicos, ante unas condiciones especiales del paciente (pacientes oncológicos …) desarrolla un proceso necrótico

de difícil control con en la mayoría de las veces importante Dolor. Factor este último que condiciona la clasificación de estos procesos. Clasificados por la asociación americana (Ruggiero 2022), no sin polémica, en 4 estadios (Estadio 0 con factores favorecedores, pero sin ningún tipo de clínica. Estadio 1 exposición ósea sin dolor. Estadio 2 subdividido en A y B donde hay proceso inflamatorio infeccioso y dolor con necrosis de extensión moderada y Estadio 3, fuera de la competencia del odontólogo).

Siguió Dr. Manuel María Romero con “Prevención de la osteonecrosis de los maxilares inducida por medicación. Protocolos de actuación. Drug Hollidays. Puesta al día.” Primero acotó el riesgo de padecer este proceso con el tratamiento de Bisfosfonatos dependiendo del tipo de administración y el tiempo de este. Distinguió además el riesgo dependiendo de si el medicamento sea Bisfosfonato o Denosumad. Ya que su mecanismo de acción es distinto y el efecto sobre el

tejido óseo en el caso de los Bifosfonatos perdura en el tiempo, a diferencia de los otros. Volvió a incidir en la etiopatogenia del proceso que se identifica como Infeccioso/inflamatorio en el origen del proceso osteonecrótico. Defendió la eficacia de las claves de prevención en aquellos pacientes de riesgo, siendo un primer objetivo identificar a estos pacientes y es ahí donde cobra importancia la determinación del Estadio 0 (Ruggiero 2022).

Presento protocolos de prevención que clasifica bajo cuatro aspectos, con relación a si ha empezado o no el tratamiento con medicamentos implicados y en relación de si el motivo de tratamiento es por Osteoporosis o por un proceso Oncológico. Clasificando a los pacientes en Grupos de Bajo riesgo o Alto Riesgo según las combinaciones de estos cuatro parámetros. Siendo un factor determinante en cuanto al aumento del riesgo si el tiempo de tratamiento con estos medicamentos es mayor de 3 años.

Dr Mario Pérez Sayáns habló sobre el “Manejo del paciente con osteonecrosis de los maxilares inducida por medicación. Tratamiento conservador”. Destacó los protocolos preventivos como lo más eficaz en el manejo de estos pacientes. Solo hay que hacer tratamiento ante el fracaso de la actitud preventiva. Teniendo en cuenta siempre, las circunstancias del paciente en cuanto a salud general a la hora de elegir la actitud terapéutica.

Defendió la etiología infecciosa en el motor de la generación de osteonecrosis, por lo que defiende el antibiograma como prueba importante a la hora de elegir la actitud antibiótica a emplear, determinando la sensibilidad del microbiota existente. Destacó que tiene sentido el tratamiento conservador en los estadios 0 y 1, empezando en los estadios 2 a complementar este con tratamiento quirúrgico preciso, en ámbito “ambulatorio” en este estadio.

Donde tiene lógica, según comentó, usar LASER y el uso de PRP o LPRF como técnicas complementarias para favorecer la regeneración tisular. Denotando que a partir del estadio 3, el tratamiento quirúrgico debe ser ya en medio especializado con servicios de soporte vital. Por todo ello es fundamental la catalogación precisa del proceso en cuanto a su estadiaje en relación con la severidad y posibilidad de progresión.

La última presentación fue a cargo del Dr. Jose Luis Gutierrez, uno de los “peso pesado” como referente en cirugía bucal y uno de los máximos valedores a favor de las especialidades de Cirugía y Medicina Bucal en odontología. Su presentación fue: “Manejo de las osteonecrosis de los maxilares” compartiendo primero la idea de que en este proceso la prevención y el tratamiento médico o quirúrgico están muy correlacionados.

Siendo su diagnóstico un diagnóstico clínico, basado en la anamnesis donde los datos clave son el síntoma DOLOR y el signo exposición ósea maxilar con una persistencia de al menos 8 semanas, con antecedentes de tratamientos médicos farmacológicos y/o antecedentes de tratamientos físicos como la radioterapia.

El tratamiento de este proceso debe ir ligado al control y tratamiento de los condicionantes de salud del paciente que puedan condicionar la evolución de las comorbilidades en esta patología como es la diabetes, que sea fumador, enfermedades autoinmunes, proceso neoplásico … Saber si el paciente puede, por su condición, suprimir el tratamiento antiresortivo o antiangiogénico coordinando con el especialista prescriptor. Destacó que más del 80% de las ONM son inducidas por actuaciones o traumas previos, entre ellos quirúrgicos. Por ello el conocimiento con una completa y precisa Historia Clinica de los pacientes bajo nuestra responsabilidad, nos va a detectar previamente el riesgo del paciente a poder sufrir este tipo de procesos y nos va a poder condicionar o indicar la necesidad o no de realizar determinados tratamientos odontológicos con la seguridad adecuada dada la susceptibilidad del paciente a padecer osteonecrosis o sus complicaciones.

Terminada la ronda de la exposición de las presentaciones programadas, los moderadores dieron paso a la ronda de debates. Si las presentaciones podemos definirlas como esclarecedoras y brillantes. El debate suscitado por las preguntas presentadas por los asistentes se condujo de forma magistral y fue tan esclarecedor como las propias exposiciones regladas.

Demostró el interés que suscita el tema, la potencia en experiencia tanto clínica como científica de los ponentes, así como la necesidad de seguir trabajando en esta y otras líneas de trabajo en salud de forma conjunta entre ambas SOCIEDADES, SEMO y SECIB, dado el bagaje profesional humano que aportan. Demostrando que las sinergias que se generan van a ir en beneficio de la profesión y de lo que es más importante de la salud de los pacientes bajo nuestra responsabilidad. 

No olvidemos que tanto SEMO como SECIB exploran y trabajan en las esencias de NUESTRO PROFESIÓN. Que no es otra que la consecución de SALUD y del “bienestar” en nuestros pacientes. Nuestro “Modus operandi et vivendi”

Se resumió la jornada concluyendo:

  • La necesidad de una historia clínica completa del paciente donde se refleje su estado de salud, la existencia o no de comorbilidades, fármacos prescritos usa habitualmente que puedan condicionar el riesgo de padecer este tipo de proceso.
  • Las actuaciones preventivas son determinantes. No existen marcadores biológicos predictivos fiables.
  • Es necesario un Estadiaje clínico integral una vez desarrollado el proceso donde se engloben hallazgos clínicos y radiológicos.
  • El tratamiento del dolor es imperativo, estando indicado los AINEs de inicio. El tratamiento antibiótico debe ser el especifico en cada caso.
  • La cirugía en los estadios precoces debe ser mínimamente invasiva.
  • La cirugía (desbridamiento/saneamiento/resección/reconstrucción) está indicada a partir del estadio 2. Debiendo estar adecuadamente planificados
  • Es necesaria mayor evidencia científica para conocer la etiopatogénica de la ONM tanto en el ámbito de biología molecular como en su correlación terapéutica.

Fue una mañana de SABADO, en un día de primavera … seguro que habría otros planes más atractivos, pero los que hemos asistido a este evento hemos dado por bueno el tiempo dedicado. Otros podrán disfrutarlo porque se inscribieron y lo pudieron ver en diferido. Pero aquellos que perdieron la oportunidad de inscribirse y lean esta crónica, espero que no pierdan una próxima oportunidad en la que estas dos sociedades vuelvan a coincidir para acometer otros de los muchos temas conjuntos que tenemos en “el candelero” … Nosotros … como no puede ser de otra forma …Allí estaremos

 

Fdo. Dr A. de Juan Galindez